Con el continuo desarrollo de los esfuerzos de nuestro país para controlar la propagación del Coronavirus, y con el reporte más reciente del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades que recomienda cancelar o posponer reuniones de 50 personas o más, las iglesias reconocen  la necesidad de ser creativas cada semana con  sus cultos de adoración. Es importante que la iglesia se reúna regularmente para acercarse a Dios, aferrarse a su confesión de fe y cuidarse los unos y los otros, especialmente aquellos de nuestra comunidad de fe (Hebreos 10: 19-25). Pero como muchos otros eventos de la historia de la iglesia, los eventos actuales nos desafían a encontrar formas creativas de hacer esto.

Mucho se ha escrito últimamente sobre las razones para seguir  reuniéndose y también evitar comentarios críticos o condenatorios hacia las decisiones de pastores y otras iglesias, ya que todos estamos tratando de navegar esta temporada con fe y consideración. Yo comparto este sentimiento. Aquí espero ofrecer algunas ideas prácticas para la iglesia que quisiera cumplir con la recomendación del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades sin descuidar el privilegio de reunirse en adoración semanal. Aquí hay algunas consideraciones mientras que navega por esta situación desafiante en la vida de su iglesia. Lo que propongo no es una solución para todo contexto, pero quizás una de estas ayudas prácticas pueda ser una solución viable para usted, o tal vez le dé una idea para poder crear su propia solución en su contexto.

1. Reúnase en grupos de 50 o menos en varios salones en el campus de su iglesia. Si su campus tiene varios salones de tamaño mediano, prepare sillas para 50 o menos y tenga cultos de adoración allí. Me imagino que tienen varios músicos que puedan dividirse entre las reuniones y dirigir grupos de adoración más pequeños y simples con canciones que todos conocen de memoria. Pastor, considere compartir sus notas de sermón con varios hombres capaces en su congregación y pídales que prediquen / enseñen en vivo en cada lugar. O bien, transmita en vivo (Facebook o YouTube) el video del sermón y haga que alguien conecte su teléfono a la pantalla del televisor en los otros lugares para que puedan ver el sermón juntos en vivo después de cantar en sus espacios más pequeños.

2. Organice grupos de adoración en el hogar e invite a la congregación a participar en varios de ellos. El personal de la iglesia y los líderes laicos pueden dirigir varios cultos de adoración más pequeños, incluyendo música y predicación, de casa en casa usando el mismo texto de sermón o notas de sermón para las reuniones. También puede limitar la reunión en el campus a solo el equipo de adoración, el equipo técnico y el pastor y después transmitir en vivo todo el culto y avísele a los grupos en casa sobre la transmisión para que todos puedan ver y participar.

3. Fomente la adoración familiar guiada. El pastor puede grabar un video de un sermón o devocional de 15-20 minutos con su teléfono celular y publicarlo en línea el domingo por la mañana, o enviarlo por correo electrónico y Dropbox (o algún otro espacio de almacenaje en el Icloud)  a los miembros de la iglesia. Así  cada familia puede reunirse en sus hogares el domingo por la mañana y ver el video. Si el video no es una opción para usted, considere producir una guía de adoración familiar. Incluya lecturas específicas de las Escrituras, sugerencias de canciones de adoración con enlaces de YouTube y un guía devocional organizado con preguntas de discusión dirigidas a todas las edades. De esta manera, las familias pueden adorar en sus propios hogares, pero la familia de la iglesia está siendo guiada en la misma dirección espiritual por el liderazgo de la iglesia.

4. Comunique vínculos claros para ofrendar fielmente. La mayoría de los miembros de la iglesia quieren saber cómo pueden continuar dar sus diezmos y ofrendas como un acto de adoración. Si su congregación tiene una plataforma para ofrendas en línea, compártala regularmente con la gente. También anime a la gente para enviar sus ofrendas por medio del correo postal. Algunos pueden dar en línea y otros no. Provea diferentes vínculos para que su congregación pueda seguir siendo fiel en la mayordomía. 

5. Comuníquese con alguien si necesita ayuda. La iglesia suele unirse en solidaridad en momentos difíciles como estos. Si necesita ayuda para configurar la transmisión de video en vivo, encuentre una iglesia en su área que lo está haciendo y comuníquese con el liderazgo. Estoy seguro de que ellos estarían dispuestos a venir y ayudarle a configurar la tecnología. Llame a su oficina de asociación o a su convención estatal y solicite a alguien que pueda ayudarlo a configurar la transmisión de video en vivo o que lo ayude a pensar en desafíos contextuales específicos. Estamos en el mismo equipo. Somos una familia en una misión y la iglesia brilla intensamente en situaciones como esta. No se avergüence por pedir ayuda y observe cómo el Señor construirá puentes relacionales que pueden durar toda la vida entre usted y sus congregaciones hermanas.

La iglesia se ha estado reuniendo en pequeños grupos y “de casa en casa” durante milenios. En sí mismo, esto no es una tragedia ni debe ser una situación devastadora. Si cree que es mejor reorganizar sus reuniones semanales en grupos más pequeños, sea creativo y siga hacia adelante pues a lo mejor el Señor le concederá experimentar victorias inesperadas.

También habrá nuevos líderes que se formarán a cause de la ocasión cuando se les dé la oportunidad. Las familias pueden aprender a adorar juntas por primera vez. Los vecinos, amigos y compañeros de trabajo pueden tener más probabilidades de reunirse en las casas de alguien que conocen que en una gran edificio donde se sientan como objetos de especial atención. Puede descubrir que usar la tecnología en la adoración es más fácil y de más beneficio de lo que pensaba. Y es posible que vea el cuerpo de Cristo movilizado y energizado como nunca antes.

Las mismas puertas del infierno no prevalecerán contra la iglesia de Jesús. Con esta convicción bíblica, el Coronavirus nos presenta más oportunidad que amenaza. Demostremos al mundo cómo la iglesia de Jesúcristo enseña el camino por medio de la fe, alegría y el amor durante esta temporada.

Tony Wolfe es el director de Relaciones entre Pastor / Iglesia para la Convención de los Bautistas del Sur de Texas. Tiene su propio blog en tonywolfe.net.