El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades reportó recientemente que la gente ha experimentado condiciones adversas considerablemente elevadas en la temporada del Covid-19. Una encuesta dice que 40.9 % de la gente reportó una condición de salud mental o de comportamiento adversa, incluyendo síntomas de ansiedad, incremento del uso de sustancias, pensamientos suicidas y depresión. De la depresión quiero hablar en los siguientes párrafos.

1 Reyes 18 narra una de las escenas más dramáticas en todas las Escrituras el desarrollo y la culminación del desafío que Elías hizo a los 450 profetas de Baal. Estos profetas realizaron un desafío en la cumbre del Monte Carmelo. Mientras tanto, Elías fue el hombre que Dios usó para vencerles. Los que estuvieron allí fueron sorprendidos por la victoria contundente de Dios. Sin embargo, después de la victoria y de la exaltación al Dios verdadero, ¿qué le sucedió a Elías? Él había hecho todo de acuerdo con la voluntad de Dios, pero se había quedado solo. Si recordamos, después de que cayera el fuego del Señor, la herejía terminó. Elías seguía en la cumbre del Monte Carmelo, en lo más alto de su vida, y con una gran victoria. Al estar en lo más alto en la vida, tenemos varias opciones: seguir adelante, mejorar lo que se hizo, o algunos se quedan conformes. Más adelante, Elías tendría la oportunidad de orar para que cayera lluvia, y cayó lluvia. Parecía ser que todo estaba funcionando bien. Pero entonces Elías comenzó a correr para salvar su vida de la persecución proveniente de Jezabel. En el capítulo 19, vemos a Elías sorprendido por el desánimo. Era un hombre diferente. Pero había una explicación. Cualquiera podría criticar a Elías y culparle por no confiar en Dios … pero Elías estaba en depresión. Esto nos lleva a hacer la siguiente pregunta:

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

Aislamiento
Elías dejó a su criado. Al aislarse, no tuvo con quién compartir sus problemas, creyó que estaba a salvo, y comenzó su soledad.

Ausentismo
Elías se fue por el desierto para evitar contacto con alguien, los pensamientos comenzaron en su mente, y los días se tornaron largos.

Vacío interno
Surgió un vacío en su interior, deseaba morirse, y quería desaparecer.

Adormecimiento
Elías durmió mucho al echarse debajo del enebro, para deshacerse de la realidad.

Pérdida de apetito
Elías no quería comer. Un ángel lo despertó, lo animó y le ofreció comida dos veces.

Es interesante ver cómo Dios lo dejó vivir en su depresión, pero Dios lo buscó allí, en medio de la depresión. Esto nos lleva a reflexionar, ¿Qué iniciativas toma Dios para ayudar a vencer la depresión?

Nos fortalece
Aunque nos sintamos en desánimo, Dios viene para fortalecernos, a fin de que podamos continuar.

Nos activa
Dios no solo te fortalece como lo hizo con Elías, sino que te pone en actividad, cuarenta días y cuarenta noches de camino, Dios intervino para fortalecerle. Cuando estamos desalentados por alguna circunstancia, en ocasiones, lo mejor es mantener nuestra mente ocupada.

Nos ubica
Dios lo sacó de Palestina para llevarlo al Sinaí, y al Monte Horeb, curiosamente al lugar que Elías conocía muy bien, un lugar que le resultaba familiar. Pero lo más importante, Dios lo llevó allí para tener un encuentro con él.

Nos dirige
Dios le hizo preguntas. Después de la decisión de Elías de escaparse, aislarse, ausentarse, dormirse, y no comer … ahora es el tiempo de la intervención de Dios. Dios le preguntó: ¿Qué haces aquí, Elías? Ponte a trabajar. Muévete.

En lo personal, yo tuve depresión por tres largos años cuando estaba más joven, y estando en el ministerio, tuve estos síntomas de la depresión, pero aprendí a hacer cuatro cosas importantes para vencer la depresión:

1)    Oración constante
Oración de rodillas, con un corazón humilde y quebrantado. Dios ve el corazón del quebrantado y lo levanta.

2)    Actividad grupal
Únete a un grupo de apoyo, ve con tu mentor, y con pastores para que oren por ti.

3)    Ocupación intencional
Mantente ocupado de acuerdo con las prioridades diarias.

4)    Dependencia total
Siempre confía en Dios y Él te ayudará a vencer la depresión.

¡Que Dios te bendiga!

These words of encouragement come to you as a part of an initiative from the COVID-19 Task Force for church leaders to be “together for the unfinished task” during this time of uncertainty.

COVID-19

Tools & Resources

regathering

rethink:

Ministry in a Post-COVID-19 World